Jóvenes Mormones Rotating Header Image

Cómo el mormonismo ayuda a los jóvenes a ponerse metas

por Terrie

En un libro sobre jóvenes y religión, la autora Kenda Creasy Dean, que no es mormona, argumenta que los mormones tienen algo en la manera en la que tratan a sus jóvenes. Descubrió que los jóvenes mormones están, en su totalidad, más conectados con sus religiones que otros jóvenes.

Un punto expuesto fue que los jóvenes necesitan tener metas. La autora dijo que muchos jóvenes reciben la confirmación alrededor de los doce años y luego, habiendo terminando la última meta, pueden abandonar. Los jóvenes mormones se confirman a los ocho años, pero después tienen una larga lista de metas que deben seguir cumpliendo, las metas duran una eternidad.

Los jóvenes varones tienen a los Niños Exploradores (Boy Scouts), así que tienen muchas metas por cumplir. Las mujeres tienen un programa especial creado sólo para ellas y también tienen metas que cumplir cada año. Cuando las chicas terminan, se les pide trabajar con mujeres menores para ayudarlas durante el programa. Ellas marcan lo que van realizando y pueden incluso trabajar con sus madres, quienes también pueden obtener el premio con sus hijas. Las hijas y las madres pueden firmar los logros, una de la otra. Estas metas les ayudan a aprender a vivir su religión y a prepararse para la adultez.

Misioneros mormonesPero la secundaria no supone un final para las metas que los jóvenes mormones deben cumplir. Los hombres jóvenes pueden ir a una misión de dos años a la edad de diecinueve años y las mujeres pueden ir a una misión por dieciocho meses cuando tengan veintiún años, si no se han casado. Ellos van por sus propios medios como voluntarios y pasan el tiempo enseñando a los demás sobre su religión y sirviendo según sea necesario en las comunidades a las que son enviados. Durante el periodo de su misión, no salen en citas y siguen un estricto horario, y aún así a menudo descubren que es una luz en sus vidas, un tiempo en el cual realmente crecen y ganan un testimonio. Comienzan su preparación para esto mucho antes de partir, y la mayoría de los jóvenes están trabajando duro para convertirse en alguien que sea moralmente limpio y suficientemente empeñoso para ser aceptados de ir a una misión.

Y hay más. A los jóvenes mormones se les pide que empiecen a prepararse para el Templos Mormonesmatrimonio. Para hacer esto, ellos aceptan mantenerse moralmente limpios en sus vidas personales y en sus relaciones. Aprenden las habilidades que necesitan para cuidar de un hogar y de hijos. Aprenden cómo ser un buen esposo o esposa. Es un trabajo difícil el prepararse para la adultez, y toma la mayor parte de tu vida hacerlo bien. Debido que no puedes casarte en el templo a menos que estés moralmente limpio y que sea con alguien que es mormón y moralmente limpio, ellos deben ganar sus testimonios antes y tomar decisiones que son diferentes de las que sus amigos puedan estar tomando.

Todo esto requiere que decidan cuánto significa su religión para ellos y cuánto están dispuestos a dar a Dios. ¿Van a tratar a Dios como un pariente mayor al que tienen que visitar todos los domingos y luego olvidarse de Él, o van a hacer de Él el centro de sus vidas? A los jóvenes mormones se les exige bastante, se les considera lo suficientemente maduros y responsables para ganar un testimonio y actuar en base a él. Es mucho más fácil hacer todas estas cosas cuando tienes un testimonio y sabes, a ciencia cierta, que lo que Dios te prometió a cambio, realmente vale la pena.

Algunas metas que se piden a los jóvenes mormones establecer y realizar son con la intención de ayudarlos a tener éxito durante el resto de su vida. Otras tienen el objetivo de ayudarlos a volverse a Dios y merecer la eternidad. La eternidad es un tiempo largo y la mayoría de los jóvenes mormones quieren que sea lo más maravillosamente posible.

Si deseas aprender a establecer tus propias metas eternas, primero piensa sobre quién quieres ser cuando te pares frente a Dios. ¿Quieres ser una persona solitaria, egocéntrica que pasó su vida mortal divirtiéndose y “sintiéndose bien” sobre sí misma, o quieres ser alguien que pasó su vida descubriendo sus talentos, sirviendo a otros, y aprendiendo a tener auto-control? Estas cosas pueden ser divertidas y pueden hacerte sentir bien contigo mismo, pero están enfocadas en Dios y en los demás, no en ti mismo.

Una vez que sepas quién quieres ser en la presencia de Dios, decide lo que necesitas cambiar en tu vida para hacer que eso suceda. Si pasas mucho tiempo divirtiéndote de maneras que no son importantes a largo plazo, agrega una nueva actividad que sea significativa en tu vida. Si no tratas bien a tu familia, ponte una meta de pasar más tiempo con tus padres y jugando con tus hermanos menores. Si ves que no estás yendo bien en la escuela, ponte la meta de estudiar más duro y de buscar ayudar si la necesitas. Escoge una meta, la más importante para ser más semejante a Cristo y luego ponte metas menores.

Si tu gran meta es llevarte mejor con tu familia, necesitarás metas más específicas para hacerlo, y hacerlo bien. Puedes ponerte estas tres metas:

  1. Pasaré al menos quince minutos cada día contándole a mis padres sobre mi día y cada semana, les pediré que me den un consejo sobre algo que me sirva.
  2. Jugaré con mi hermana menor todas las noches antes de que se acueste.
  3. Me ocuparé del almuerzo todos los jueves para que mi madre pueda descansar.

Estas son metas muy específicas que señalan cuán seguido debes hacer algo, cuando se hará y qué se logrará. Mientras más específica sea la meta, será más probable que las lleves a cabo.

No olvides planificar metas que te ayuden a ser un cristiano activo con tiempo para todo, como orar o leer la Biblia. Date tiempo para conocer a Dios, Mientras más lo conozcas, más desearás que esté orgulloso de ti.

La vida mortal no se trata sólo de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Búsqueda


 

Sobrecarga

La Escritura del día

Y si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos.

Éter 12:27

Música

Visite nuestro sitios