Jóvenes Mormones Rotating Header Image

¿Cómo sería la vida si yo fuera mormón/a?

por Terrie.

Unos meses después de convertirme en mormona a la edad de diecisiete años, escribí en mi diario: “He descubierto por qué los niños mormones nunca se meten en problemas. No tienen tiempo”.

mormon-church-missionaryMi nueva vida como mormona me tenía muy ocupada. Yo siempre había sido una niña tímida, más cómoda en un rincón con un libro que en el centro de la acción, pero el ser mormona me sacó de mi esquina. No es que yo todavía no lea mucho o disfrute de mi tiempo a solas, sino que me encontré con un montón de nuevos amigos y un montón de cosas nuevas que hacer.

A medida que has estado leyendo esta serie de artículos sobre la manera de averiguar a qué iglesia unirte, es posible que te hayas preguntado cómo sería tu vida. Probablemente habría un montón de cambios, tanto en tu horario como en tu estilo de vida, pero ¿cuánto depende de cómo vivías antes de ser mormón? Mi horario cambió, pero mis creencias ya estaban muy parecidas a las de los mormones, por lo que una gran parte de ese tipo de cosas no cambió.

Vamos a empezar con el horario. Los adolescentes mormones son muy, muy ocupados. Ya has leído acerca de algunas de las cosas que hacen, pero vamos a revisarlas. En primer lugar, estarías yendo a la iglesia el domingo. Los mormones toman la asistencia a la iglesia realmente en serio, creyendo que es un mandamiento el santificar el Día de Reposo y asistir a la iglesia. Es importante estudiar el evangelio, tomar la Santa Cena (comunión) y estar con otras personas que compartan sus creencias. La asistencia a la Iglesia es de tres horas el domingo. Incluye un servicio de adoración básico y luego dos clases. Para los adolescentes, estas clases son la Escuela Dominical y Mutuales. Las clases de la Escuela Dominical tienen tanto a jóvenes como señoritas en ellas y si hay suficientes adolescentes, se dividen por edad. Allí, ellos estudian un libro de escritura al año–el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios / Historia de la Iglesia. Después de cuatro años, empiezan de nuevo.

La segunda clase se llama Mutual. La clase de las señoritas se conoce como Mujeres Jóvenes y la clase de los jóvenes se llama Hombres Jóvenes. Estos también se dividen por edades si hay suficientes adolescentes. En esta clase, los adolescentes aprenden cómo aplicar el Evangelio a sus vidas cotidianas. Después de todo, no eres sólo un mormón los domingos. Se espera que vivas en la manera que el Señor te pide cada día, pero a veces puede ser difícil comprender cómo hacer que todo funcione en la vida diaria.

El resto del Día de Reposo lo pasarías haciendo cosas espirituales. Puedes leer tus Escrituras, trabajar en los premios para la juventud de la iglesia (te contaré más sobre esto más adelante), visitar a sus abuelos, escribir en tu diario u ordenar tus fotos favoritas en tu libro de recuerdos para que puedas recordar tus años de adolescente. Lo que tú elijas hacer te ayudará a acercarte más a Dios. No vas de compras, ni vas a ir a fiestas, o hacer otras cosas ligeras. Tendrás toda la semana para hacer esas cosas.

Ahora para el resto de la semana. Los adolescentes mormones viven una vida bastante normal. Llevan ropa de moda, van a la escuela, salen con amigos, disfrutan de las fiestas… es sólo que lo hacen cumpliendo normas. Las normas pueden parecer difíciles al principio, pero después de un tiempo, parecen naturales y empiezas a darte cuenta que tu vida es mucho mejor sin las cosas que ya no puedes hacer. Es el tipo de vida que te permite sentirte tranquilo y centrado en cosas que realmente importan. Es una vida que se centra en el futuro sin dejar de ser divertida hoy.

Los adolescentes mormones van a cualquier escuela que elijan. Los mormones no tienen sus propias escuelas (a excepción de unos pocos en otros países) hasta la universidad. Esto significa que los niños mormones van a la escuela pública o escuela privada o reciben escolaridad en casa. Todo depende de sus familias.

Los mormones son grandes fans de obtener una buena educación, así que a los niños mormones se les enseña a esforzarse mucho en sus estudios; sin embargo, lo entiendo. Esto les ayudará a conseguir buenos trabajos y un buen trabajo les da más opciones en la vida. Ellos aprenden que la vida, incluso en la adolescencia, se trata de establecer prioridades. Cuando nos centramos en organizar una gran vida para más adelante, podríamos pasar un poco más de tiempo trabajando que otros adolescentes, pero cuando ellos estén luchando con los resultados de sus malas decisiones, vamos a estar disfrutando de los beneficios de nuestras buenas decisiones.

Por lo tanto, al concentrarse en tomar buenas decisiones, los adolescentes mormones tratan de evitar las decisiones poco saludables si están viviendo su religión. Ellos no beben, ni fuman –ni siquiera cuando son adultos– y no toman drogas ilegales. No ven películas o programas de televisión inmorales y no escuchan música con letras inmorales. Una vez que empiezan a mirar todo lo que hay a su alrededor, se dan cuenta de que todavía les queda una gran cantidad de excelentes opciones para el entretenimiento. Puede llegar a ser algo así como un juego ver cuántas cosas morales grandiosas hay para hacer en el mundo y, a veces, cuando no pueden encontrar lo que quieren, ellos crean su propia diversión moral. Muchos adolescentes se sorprenden al descubrir que lo que pensaban que era cursi, es realmente muy divertido, especialmente cuando lo están haciendo con los amigos que saben cómo divertirse de una manera buena y limpia.

Durante la semana, los jóvenes mormones asisten a una actividad entre semana sólo para adolescentes. Tienen actividades divertidas que también les ayudan a vivir el Evangelio: proyectos de servicio, noches divertidas de juegos, actividades que les enseñan algo a través de una actividad divertida. Ellos tienen la oportunidad de pasar tiempo con jóvenes que tienen sus valores y tienen diversión de una manera segura. Los chicos pertenecen a los Boy Scouts de América y las chicas tienen su propio programa. Mientras los chicos se ganan sus insignias Scouts, las niñas también están cumpliendo metas y ganando premios.

También asisten a una clase matutina (o durante las horas de clase) llamada seminario. Es una clase que se lleva a cabo en los días de escuela en la que se enseñan las Escrituras de una manera más profunda que una clase de escuela dominical. A los adolescentes les resulta una buena manera de empezar el día, ya que les recuerda cómo vivir durante el día escolar y también es una buena manera de reunirse con los otros niños mormones en su escuela.

Sin embargo, las partes importantes de ser un adolescente mormón, no tienen que ver con las reuniones y actividades, los bailes de fin de semana y fiestas, o las cosas divertidas que hacer otros mormones. Se trata de conocer con certeza que Dios te ama y cuida de ti. Es estar seguros de que estás viviendo la vida que Él ha planeado para ti y que a pesar de que la vida puede ser muy difícil, todo valdrá la pena al final. Un adolescente mormón con un testimonio no lucha con lo que está bien o mal. Él o ella saben, y si no está seguros, ellos saben cómo orar y pedirle a Dios que los guie. Esto trae una tranquilidad que puede hacer que la desafiante adolescencia sea realmente muy especial. Les da la seguridad de saber que no se cometerán errores terribles que afectarán toda su vida.

Realmente, la mejor manera de averiguar cómo sería como si fueras un adolescente mormón es hacerse amigo de un adolescente mormón que tenga un testimonio y realmente trate de vivir su religión. Observa cómo vive y cómo afecta su vida. Pídele que te diga. Luego, piensa si te gustaría tener lo que él o ella tiene.

2 comentarios

  1. jose luis dice:

    buenisimo

    1. Delmy dice:

      Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Búsqueda


 

Sobrecarga

La Escritura del día

He aquí, el tiempo presente es llamado hoy hasta la venida del Hijo del Hombre; y en verdad, es un día de sacrificio y de requerir el diezmo de mi pueblo, porque el que es diezmado no será quemado en su venida.

D&C 64:23

Música

Visite nuestro sitios