Jóvenes Mormones Rotating Header Image

Organización de Mujeres Jóvenes mormonas

Por Keith L. Brown.

La organización de las Mujeres Jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días, algunas veces llamada erróneamente “Iglesia Mormona”, ayudan a los padres y sacerdocio mormón a promover el crecimiento y desarrollo de cada mujer joven, entre 12 y 18 años de edad, a través de instrucción dominical, actividades semanales que incluye la “Mutual” deportes y campamentos, y el programa “Progreso Personal”. Por medio de este programa, las jóvenes se preparan para fortalecer sus hogares y familias a medida que aprenden los valores de fe, naturaleza divina, valor individual, elección y responsabilidad, buenas obras, integridad y virtud,  y a cómo ser digna de hacer y cumplir los convenios sagrados en el templo mormón.

La Organización de Mujeres Jóvenes de la Iglesia mundialmente es liderada por Elaine S. Dalton, presidenta; Mary N. Cook, primera consejera y Ann M. Dibb, segunda consejera. Aunque ellas se encuentran en la sede central en Salt Lake City, Utah, ellas visitan a los líderes de las iglesias locales y miembros en todos los lugares, animando a las mujeres jóvenes de la Iglesia de Jesucristo a mantenerse como “testigos de Dios en todo tiempo y en todo lugar”.

Elaine S. Dalton, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes

Elaine S. Dalton, Mormonas Presidenta General de las Mujeres JóvenesElaine Schwartz Dalton nació el primero de noviembre de 1946 en Ogden- Utah. Es hija de Melvin L. y Emma Martin Schwartz y se casó con Stephen E. Dalton el 13 de setiembre de 1968 en el templo Mormón de Lago Salado. Ellos son padres de cinco varones y una mujer y son abuelos de 16 nietos.

Se graduó  en la Universidad Brigham Young con una licenciatura en Educación en inglés con un segundo certificado de educación  en 1969 y fue la secretaria ejecutiva de Lambda Delta Sigma (hermandad femenina SUD).

Antes de ser llamada como presidenta general de las Mujeres Jóvenes en el 2008, la hermana Dalton sirvió como primera y segunda consejera de Susan W. Tanner del 2002 al 2008 en la Presidencia General de Mujeres Jóvenes de la Iglesia. Anteriormente sirvió en la Mesa Directiva de Mujeres Jóvenes por 5 años y también sirvió en todas las organizaciones auxiliares de la Iglesia, tanto a nivel de barrio (congregaciones locales) como de estaca (grupo de congregaciones).

Las consejeras de la hermana Dalton son Mary N. Cook y Ann M. Dibb

La hermana Dalton disfruta correr, hacer excursionismo y pasar tiempo con su familia. La lectura es uno de sus pasatiempos favoritos – sobre todo  las escrituras, y ella ama al Señor. El lema de su vida es “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”. (Proverbios 3:5-6).

La hermana Dalton habló de su amor y respeto por las mujeres jóvenes de la Iglesia de Jesucristo durante la reunión general de Mujeres Jóvenes en marzo del 2012.

No hay  un grupo más influyente que defienda la verdad y la rectitud en todo el mundo que las mujeres jóvenes y las mujeres de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.  Veo su nobleza y conozco de su identidad y destino divinos.

La hermana Dalton explicó que el profeta Joseph F. Smith enseñó a las mujeres de su época que “No es que ustedes deban ser lideradas por las mujeres (jóvenes) del mundo; ustedes son las que deben liderar a las mujeres (jóvenes) del mundo, en todo que sea purificador para los hijos de los hombres”

“Estas palabras son válidas hoy en día”, afirmó la hermana Dalton, “Como hija de Dios, ustedes nacieron para liderar. En el mundo en el que vivimos, su habilidad para liderar requiere guía y constante compañía del Espíritu Santo quien les dirá todas las cosas que deben hacer a medida que reconozcan y confíen en Su guía e impresiones. Y dado que el Espíritu Santo no mora en templos impuros, cada una de nosotras necesitará hacer un inventario de nuestros hábitos y corazones. Todas necesitaremos cambiar algo para arrepentirnos.

No pierdan de vista sus metas. No deje que la densa niebla de la contaminación moral y las voces detractoras del mundo les impidan alcanzar sus metas, vivir las normas, disfrutar de la compañía del Espíritu Santo y ser dignas de entrar a los templos santos. Mantengan la visión del templo como la santa casa del Salvador siempre en sus corazones y mentes.

Mary N. Cook, Primera Consejera, Presidencia de Mujeres Jóvenes

La hermana Mary N. Cook nació el 8 de junio de 1951 en Midvale, Utah, hija de Kenneth N. y Fern S. Nielsen. Antes de ser llamada como primera consejera de la presidencia general de Mujeres Jóvenes, sirvió como segunda consejera en la presidencia y fue miembro de la mesa general de Mujeres Jóvenes.

Profesionalmente, la hermana Cook fue maestra de educación especial y administradora y directora en un colegio de educación primaria. Obtuvo grado de licenciatura y maestría en patología del habla y audiología y además obtuvo un doctorado en la Universidad Brigham Young.

El 16 de Julio de 1988, se casó con Richard E. Cook, cuya primera esposa había fallecido en 1984. La pareja sirvió como misioneros a tiempo completo en Ulán Bator – Mongolia donde la hermana Cook utilizó sus conocimientos en educación para ayudar a la comunidad. Durante este tiempo, el élder Cook fue llamado a presidir la primera misión en ese país.

El élder Cook fue sostenido en el Segundo Quórum de los Setenta en 1997 y asignado a servir en la presidencia del Área Asia en Hong Kong. Durante sus viajes, la pareja conoció e incrementó su amor hacia los miembros de la Iglesia en Mongolia, Taiwán, Indonesia, Pakistán, Sri Lanka, Malasia y otros numerosos países. El élder Cook  actualmente es el director financiero del  Fondo Perpetuo para la Educación de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

La hermana Cook es madrastra de 4 hijos y 17 nietos.

Durante la conferencia general de abril de 2012 de La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos días, ella pidió a los adultos a dar un ejemplo digno a seguir por las mujeres jóvenes.

Si tenemos una mano en la barra y una mano en el mundo, ponemos a nuestros hijos y jóvenes en peligro de perder su ruta en el camino. Si nuestro ejemplo es confuso, entonces en las palabras de Jacob, perdemos “la confianza de [n]uestros hijos por causa de los malos ejemplos que les h[emos] dado”. Padres, abuelos y líderes, su mensaje debe ser claro. La claridad sólo es el resultado de tener ambas manos en la barra y de vivir de acuerdo a las verdades que se encuentran en las escrituras y las palabras de los profetas de los últimos días. Usted puede no estar criando un profeta como Lucy lo hizo, pero usted estará definitivamente criando los líderes del mañana, y sus acciones están muy ligadas de manera tangible a su fe.

Ann M. Dibb, Segunda Consejera de la Presidencia de Mujeres Jóvenes

Ann Monson Dibb, la segunda consejera en la presidencia general de Mujeres Jóvenes, es hija de Thomas S. Monson y Frances Johnson Monson,  nació el 30 de junio de 1954 y creció en Lake City, Utah. Obtuvo su grado de licenciatura en la Universidad Brigham Young en educación elemental, se casó con Roger Dibb y son padres de una mujer y tres varones.

La hermana Dibb, es ama de casa a tiempo completo, sirvió en cada auxiliar de la Iglesia LDS, le gusta leer, la música y caminar. Fue nombrada segunda concejera de Elaine S. Dalton en la presidencia general de la organización de Mujeres Jóvenes en abril de 2008.

Durante su discurso en la reunión general de Mujeres Jóvenes en marzo de 2012, preguntó a las hermanas jóvenes lo que ellas pensaban cuando oían la palabra levantarse.

“Personalmente, pienso en ustedes-la juventud noble de la Iglesia,” dijo. “me las imagino levantarse diligentemente de sus camas todos los días para el seminario temprano en la mañana, las veo levantarse fervorosamente de sus rodillas después de terminar sus oraciones del día, pienso en ustedes levantándose valientemente para compartir su testimonio y defender sus normas, estoy inspirada por su compromiso con el espíritu y sus buenos ejemplos. Muchos de ustedes ya han aceptado esta invitación para levantarse y brillar, y su luz anima a los demás a hacer lo mismo.

Ustedes son hijas amadas del Padre Celestial, Él las conoce y las ama, Él las invita a levantarse y brillar y Él les promete que lo que hagan, les apoyará y las bendecirá.

Recursos adicionales:

Para la fortaleza de la Juventud

Celebrando los 100 años del Campamento de Mujeres Jóvenes

El Libro de Mormón (Otro testamento de Jesucristo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Búsqueda


 

Sobrecarga

La Escritura del día

Y sucedió que yo, Nefi, dije a mi padre: Iré y haré lo que el Señor ha mandado, porque sé que él nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles la vía para que cumplan lo que les ha mandado.

1 Nefi 3:7

Música

Visite nuestro sitios