Jóvenes Mormones Rotating Header Image

Bienaventurados los limpios de corazón

Los mormones saben que el ser virtuoso no siempre es fácil, pero siempre vale la pena. El Señor bendice a los que se esfuerzan por mantener la conciencia tranquila y seguir Sus mandamientos. La creencia mormona se debe practicar, incluso cuando no siempre sea fácil.

conferencia-general-mormona

Mis jóvenes amigos: “No sean incrédulos, sino creyentes”, en virtud, en bondad, en decencia y en pureza, en lo que el Señor ha declarado que Él tiene para sus hijos, la virtud. Es antigua. Puede parecer pasada de moda. No calza con un montón de pensamiento y enseñanzas, pero es verdadera.

No hay nada más hermoso, no hay nada más dulce, no hay nada mejor, no hay nada más noble, no hay nada más bello en todo el mundo que la virtud en los hombres y mujeres jóvenes. Dios ha diseñado que debería ser así. “No seas incrédulo, sino creyente”. Y a la luz de esa creencia, y a la luz de la fe, la disciplina práctica (Discursos de la Universidad Brigham Young, 3 de enero de 1962, 5).

Bienaventurados los limpios de corazón

La juventud es el tiempo de siembra para el florecimiento futuro de la vida familiar. El esperar paz, amor y alegría de la promiscuidad es esperar lo que nunca llegará. Desear a la libertad de la inmoralidad es desear algo que no puede ser. El Salvador dijo: “Todo aquel que comete pecado, esclavo es del pecado” (Juan 8:34).

¿Hay un caso válido para la virtud? Es el único camino a no llegar a lamentarse. La paz de conciencia que fluye de ella es la única paz personal que no es falsa.

Y más allá de todo esto está la promesa infalible de Dios a aquellos que caminan en la virtud. Jesús de Nazaret declaró, hablando en la montaña: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8). Ese es un pacto, hecho por Él que tiene el poder de realizarlo (de Informe de la Conferencia, octubre de 1970, pág. 66).

Señuelo de la inmoralidad

Voy a hablar con claridad. Se habla mucho estos días de la mala conducta sexual de los adolescentes. Hay demasiado de ello entre nuestra propia juventud.

Aquellos que se entregan a la actividad sexual ilegítima, como se define en las doctrinas y las normas de la Iglesia––y creo que nadie entiende bien a qué me refiero cuando lo digo––se hacen un daño irreparable a ellos mismos y roban a aquella persona con la que están involucrados aquello que nunca se puede recuperar. No hay nada inteligente acerca de esta así llamada, conquista. No lleva consigo laureles, ni victorias, ni ninguna satisfacción duradera. Trae sólo vergüenza, tristeza y pesar. Los que lo dejan pasar, se engañan a sí mismos y roban a otro. De este modo, ellos hacen una afrenta contra su Padre en el Cielo, porque son hijos de Dios.

Sé que se trata de un lenguaje fuerte, hablado claramente. Pero siento que las tendencias de nuestro tiempo exigen un lenguaje fuerte y palabras sencillas (de Liahona, enero de 1984, pág. 45).

Dejad que la virtud sea su piedra angular

En abril de 1942, la Primera Presidencia de la Iglesia emitió un mensaje que tiene el tono de escritura. Se lo recomiendo a ustedes:

“A los jóvenes de la Iglesia… por encima de todo les ruego que vivan limpios, porque la vida impura sólo conduce al sufrimiento, la miseria y aflicción física y espiritualmente es el camino a la destrucción. ¡Qué glorioso y cerca de los ángeles está la juventud que es limpia; esta juventud tiene gozo inefable aquí y felicidad eterna en el futuro”(Improvement Era, 45:273).

Ustedes de una promesa maravillosa, ustedes hombres y mujeres jóvenes de gran capacidad, no se burlen de Dios. No violen Su ley. Dejen que la virtud ser la piedra angular sobre la cual construyan sus vidas (de Informe de la Conferencia, octubre de 1964, 116).

La pornografía

Me gustaría decir unas palabras acerca de la pornografía. Es una cosa cada vez más vil. Está en nuestras pantallas de cine, entra a los hogares de la gente en los receptores de televisión, está en puestos de periódicos, llegan a otros en otras maneras para atrapar, seducir y destruir a los que son atraídos a participar de ella. Estoy satisfecho, mis hermanos y hermanas, que ningún Santo de los Últimos Días puede impunemente darse el lujo de ser testigo o leer o participar de este mal cada vez mayor de ninguna manera. Que Dios nos ayude y nos bendiga con la auto-disciplina para resistir y abstenernos y huir, si es necesario, de esta cosa perniciosa y creciente que nos destruiría (de Liahona, enero de 1982, 76).

Controlen sus pensamientos para controlar sus acciones

El control mental debe ser más fuerte que los apetitos físicos o deseos de la carne. A medida que los pensamientos se ponen en completa armonía con la verdad revelada, las acciones se volverán apropiadas.

El eterno proverbio es tan cierto ahora como cuando se mencionó por primera vez: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Proverbios 23:7).

Cada uno de nosotros, con disciplina y esfuerzo, tiene la capacidad de controlar sus pensamientos y sus acciones. Esto es parte del proceso de desarrollo espiritual, físico, y de madurez emocional (de Ensign-revista SUD en inglés, mayo de 1987, 48).

El arrepentimiento y el perdón

Si hay alguien aquí que haya pecado, hay arrepentimiento y hay perdón, siempre y cuando haya “tristeza según Dios” (2 Corintios 7:10). No todo está perdido. Cada uno de ustedes tiene un obispo, que ha sido ordenado y apartado bajo la autoridad del santo sacerdocio y que, en el ejercicio de su oficio, tiene derecho a la inspiración del Señor. Es un hombre de experiencia, es un hombre de entendimiento, es un hombre que lleva en su corazón el amor por la juventud de su barrio. Él es un siervo de Dios, que entiende su obligación de confidencialidad y que les ayudará con su problema. No tengan miedo de hablar con él (de Ensign-revista SUD en inglés, noviembre de 1983, 45).

Pongan a prueba su fuerza

Para su propio bien, para su felicidad ahora y en todos los años por venir, y por la felicidad de las generaciones que vienen después de ustedes, eviten la transgresión sexual como si fuera una plaga.

Pongan a prueba su fuerza, muestren su independencia, al decir no cuando se presente la seducción de sus compañeros. Su propia fuerza añadirá fuerza a los débiles. Su propio ejemplo dará determinación a los demás (de Ensign, revista SUD en inglés, mayo de 1987, 48).

Manténgase en el lado del Señor

Por supuesto que deben socializar, salir en citas, divertirse de una forma sana de mil maneras. Pero hay una línea que no deben cruzar. Es la línea que separa la pureza personal del pecado. No necesito ponerme clínico en decirles dónde está esa línea. Ustedes lo saben. Se les ha dicho una y otra vez. Ustedes tienen una conciencia dentro de sí. Manténgase en el lado de la línea del Señor (de Ensign-revista SUD en inglés, mayo de 1996, 48).

Gordon B. Hinckley, “Las palabras del Profeta:” Bienaventurados los limpios de corazón, “Nueva Era-revista para los jóvenes SUD en inglés, julio de 1999, 4.

4 comentarios

  1. wilson camacho dice:

    que es bueno conose mas de la iglecia

  2. wilson camacho dice:

    que es la iglecia verdadera no tengo dudas de eso

  3. Claudia Medina dice:

    Las palabras arriba pronunciadas por el profeta del señor, son para mantenernos limpios en un mundo lleno de pecado. Son palabras inspiradas por Dios. No tengo dudas de que si cumplimos a cabalidad con lo que el señor nos manda, nos mantendremos limpios y puros y podremos volver a vivir con Él.

  4. Jose Luis Reyes Gonzalez dice:

    Es bien claro que quien dice estas palabras es un hombre que tiene una influencia divina.
    Quienes tenemos hijos no podemos mas que agradecer tener un profeta en estos dias que nos guie de esta manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Búsqueda


 

Sobrecarga

La Escritura del día

Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo.

2 Nefi 2:25

Música

Visite nuestro sitios